La problemática del cultivo de la Sandía. Hongos y nematodos

La sandía es un cultivo muy trabajado en suelos arenosos, que suele tener muchos problemas de hongos y nematodos.

La sandía pertenece a la familia de las cucurbitáceas y su nombre científico es Citrullus lanatus Thumb.

Son plantas fanerógamas que producen flores (angiospermas).

Es una planta anual que tiene porte rastrero, por lo que al estar en contacto con el suelo, requiere de suelos limpios de microorganismos patógenos.

Cada planta suele ocupar entre 4 y 5 m2.

La mayoría de la sandía que se cultiva en la provincia de Almería, según (Camacho,2003), es un injerto sobre cucúrbita máxima y cucúrbita moschata.

Este tipo de híbridos tuvieron lugar para dar solución a los graves problemas de fusarium oxysporum que se daban.

Estos patrones además son resistentes a Verticillium, Pythium y Nematodos.

sandía

Las desinfecciones químicas en los suelos es algo habitual en las zonas de invernaderos.

La toxicidad de los productos es uno de los factores más limitantes para su uso, por ello, el sector de los productos naturales está en auge.

Los productos químicos, persisten en el tiempo, tales como el Bromuro de metilo, la cloropicrina, el metam-sodio y dazomet entre otros.

Algunos de los métodos de control más conservadores están dando buenos resultados.

Las enmiendas orgánicas usadas como biodesinfección, por ejemplo:

Incorporar materia orgánica de distintos orígenes puede aportar mayor cantidad de nutrientes a la vez que se mejora la estructura del suelo.

Los microorganismos del suelo tienen papeles clave en la descomposición, así como una función reguladora de componentes del mismo.

Es importante conocer el comportamiento de la microbiota que tiene asociada una actividad agrícola.

Esta microbiota también va a verse influenciada cuando se realizan aportaciones de materia orgánica.

La cantidad de materia orgánica está muy ligada con la población de hongos que se encuentran ya que son heterótrofos.

El cultivo de la sandía tiene unas labores previas.

La comparación entre distintas técnicas, desinfección o biodesinfección, biofumigación y biosolarización, demuestra diferencias.

Diferencias entre las poblaciones de bacterias y hongos.

Los estudios realizados para medir la microbiota, van a requerir siempre de presencia de plantas.

hongos y nematodos

Las sustancias que emiten las raíces de las plantas estimulan la actividad microbiológica.

Muchos nematodos eclosionan sólo cuando estos compuestos bioquímicos son liberados por las raíces.

Por todo lo anteriormente citado es muy importante conocer la población de la microbiota antes de plantar.

Las pérdidas por descuidos pueden ser muy grandes.

 

 

 

 

 

Facebooktwitterby feather
This entry was posted in Cultivos agrícolas, Noticias and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.