Abonas por igual todos tus campos?? El pH y la disponibilidad de los minerales.

Abonas por igual todos tus campos?? El pH y la disponibilidad de los minerales.

Muchos agricultores año tras año utilizan abonos por igual en todos sus campos y aún así se quejan porque algunos funcionan mejor que otros y no entienden por qué si lo están haciendo igual.

El pH ese gran desconocido al que NADIE parece darle importancia:

El comportamiento de los nutrientes va en función del pH, eso qué quiere decir??

Los suelos alcalinos o calizos (pH elevado) inducen deficiencia de Hierro, Manganeso o Zinc en las plantas.

Si el suelo contiene exceso de cal entonces presentará clorosis, que se manifiesta en las plantas mediante un color amarillento, resultado de la dificultad de las plantas para realizar la función clorofílica. En casos muy extremos se puede emplear quelatos de hierro para que la planta disponga de este elemento.

El pH condiciona las aportaciones que se les pueda hacer al suelo. En función de él tendremos que elegir el cultivo ya que, aunque podamos corregir los niveles de acidez o alcalinidad de un suelo aportando correcciones, a largo plazo la propia capacidad tampón del suelo volverá a sus niveles iniciales de pH.

 Como se puede corregir el pH del suelo??

Lo más importante antes de corregir es ver por qué el suelo tiene dichos niveles.  Por mucho que hagamos correcciones, si no conocemos todos los cambios que suceden en él y que alteren sus propiedades (es decir, conocer el origen de dichas alteraciones), no nos servirá de nada realizar enmiendas correctoras y supondrá un gran gasto económico por nuestra parte.

Así pues podemos corregir el pH de las siguientes formas:

SUELO ALCALINO pH alto queremos bajarlo/acidificarlo:

  1.  Aporte de Sulfato de hierro disuelto en el agua de riego
  2. Aporte de TURBA RUBIA SPHAGNUM, que es un material muy ácido (ph=3,5). 1 kg/m2 de turba rubia. A los 2 ó 3 años repetir el tratamiento.
  3. Se puede mezclar en los primeros 25-30 cm. de tierra AZUFRE EN POLVO, que también acidifica bastante. Dosis: 90 grs./m2. Igualmente, a los 2 ó 3 años repetir el tratamiento.
  4. Más cosas complementarias que sirven para acificar (bajar el pH):* Uso de abonos acidificantes como el sulfato amónico, el nitrato amónico, fosfato amónico, etc.

    * Abona con bastante materia orgánica, por ejemplo, estiércol, que también acidifica.

    Por último, se podría poner algo más de lo normal de Fósforo y Potasio en estos suelos con pH elevado puesto que una parte se pierde por insolubilización.

    *En un suelo neutro o ácido no ocurriría este fenómeno químico de la insolubilización (no absorbible por las raíces).

SUELO ACIDO pH bajo queremos subirlo/basificarlo:

Se hace incorporando caliza molida (‘encalado’). Por ejemplo, la familia de las coles requiere gran cantidad de cal, así que antes de plantar cualquier col vierte en la tierra una dosis de cal para plantas (150 gramos por m2).

No debe aplicarse simultáneamente la cal con los fertilizantes químicos o los estiércoles por las reacciones que se producen. Estos últimos deben efectuarse el mes anterior o el posterior a la aplicación de la cal.

Los minerales se encuentran disponibles dependiendo del pH del suelo:

Nitrógeno

No tendremos ningún problema de disponibilidad de nitrógeno para nuestras plantas siempre que el pH del suelo se encuentre entre 5,5 y 8.

Potasio

Si el pH del suelo es normal (cercano a 7), no existirá ningún problema de asimilación de potasio. Pero si:

pH > 8: se produce un antagonismo con el calcio.

Fósforo

Tenemos varios comportamientos:

  • Si pH < 6,5: precipita con hierro y aluminio.
  • Si pH > 7,5: precipitará con el calcio.
  • Si pH >8,5: se solubiliza con sodio.

Calcio

El calcio es el elemento por excelencia en un suelo básico o alcalino. Una planta cultivada en un suelo ácido es susceptible de tener problemas de carencia de calcio. Todo dependerá de los niveles necesarios para su desarrollo.

Boro

Cuando el suelo tiende a pH alcalino, se presentan deficiencias de boro.

Molibdeno

Si el pH de un suelo es ácido, las plantas cultivadas en él son susceptibles de presentar carencias de molibdeno.

Hierro, magnesio, cobre, cinc y aluminio

Todos estos elementos aumentan en solubilidad y disponibilidad para las plantas cuando el suelo es ácido. A medida que el pH disminuye, aumenta su movilidad. Por lo tanto, un suelo básico o alcalino es susceptible de presentar déficit en hierro, magnesio, cobre, cinc o aluminio.

Un suelo ácido o excesivamente ácido presenta una menor actividad de microorganismos y un menor desarrollo radicular. La asimilación del hierro mejora como hemos comentado antes pero no lo hace por igual la del fósforo o el nitrógeno (elementos muy importantes en cualquier cultivo). Sin embargo, para que realmente pensemos que vamos a tener problemas por pH ácido es a partir de 5,5. 

Menos movimiento tenemos con un pH alcalino. A partir de 7,5 ya podemos empezar a tener problemas por exceso de insolubilización de hierro. Muchas plantas de nuestro jardín manifiestan problemas por falta de hierro, su detección por parte nuestra es muy fácil y la respuesta a aplicaciones de quelatos muy rápida.

Un pH de 9 presenta, a parte de una mínima movilidad del hierro, una alta presencia de carbonato sódico, con los consiguientes problemas físicos y químicos del suelo, haciéndolo muy difícil de cultivar.

Además del pH hay otros factores  involucrados a los que dedicaré otro post específico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

62 + = 65