Control Enfermedades frutales de hueso

ENFERMEDADES FRUTAL HUESO

Control Enfermedades frutales de hueso

El control Enfermedades frutales de hueso es llevado a cabo por empresas que se preocupan por la sanidad vegetal.

NEVAL, puede ayudar a realizar esos estudios de desarrollo o bien de registro de productos para el control de enfermedades en frutal de hueso.

Nuestra forma de trabajar es totalmente diferente a lo anteriormente visto:

  • Empresa sincronizada en tiempo con el cliente. Ofrecemos soluciones con resultados.
  • La comunicación es nuestro punto más fuerte: Le informaremos en qué estado se encuentra su estudio en todo momento.
  • El éxito es nuestra premisa: si el producto no responde, le haremos partícipe para tener capacidad de respuesta, con la ocasión de realizar mejoras en la siguiente aplicación:
  • Bajando pH, realizando la aplicación en momentos indicados, cambiando la estrategia…

Los hongos o enfermedades más importantes en frutal de hueso son:

Oidio , oidium: Uncinula spp., Erysiphe spp., Sphaerotheca spp…

Enfermedad causada por hongos del grupo de los Ascomicetos la cual afecta de forma general a todas las especies de frutales de hueso,

Es especialmente común en el melocotonero, albaricoquero, ciruelos.

Afecta a los órganos blandos de la planta (ramas, hojas y frutos) cubriéndolos de un polvo blanquecino, que corresponde a las fructificaciones del hongo parásito.

¿Qué otros síntomas son característicos del oidio en frutal de hueso?

La pérdida de firmeza de los frutos acompañado de manchas blancas pulverulentas.

¿Ataque grave?

La afección de esta enfermedad puede considerarse grave cuando es causada una defoliación parcial del frutal, debido a la sequedad de sus hojas, lo que afectara a la producción de frutos y a su calidad.

¿En qué condiciones ataca el oidio en frutales de hueso?

Prolifera en condiciones de alta humedad (80%) y temperaturas suaves típicas de la primavera.

Las temperaturas por encima de los 35ºC provocan su inactivación.

Lepra/abolladura del melocotonero: (Taphrina deformans)

ABOLLADURA melocotonero, enfermedades frutal hueso

Afecta de manera sistemática a melocotoneros y nectarinos, esta enfermedad se da cuando hay periodos de lluvia y reduce la fotosíntesis.

El patógeno infecta el tejido joven y no desarrollado de hojas y frutos.

La infección ocurre en primavera en condiciones prolongadas de frío y humedad, siendo los primeros indicios una hinchazón en la zona foliar junto a un color rojizo de las hojas.

Las hojas infectadas se enrollan y se ampollan, dejándolas severamente deformadas.

taprhina deformans stone fruits. frutal de hueso

Estas ampollas pueden decolorarse, de blanco, verde claro o rojo a un tono morado. Si se vieran severamente afectadas eventualmente se marchitan y caen al suelo.

La fruta infectada cae prematuramente o permanece en el árbol para desarrollar ampollas rojas o deformidades parecidas a verrugas superficiales. El patógeno persiste en el árbol como un crecimiento blanco abundando en el envés de las hojas, parecido a una levadura y fácil de pasar por alto.

Entre las enfermedades más importantes de los frutales de hueso también están:

Monilia/momificado: Monilinia frutícola

el origen de esta patología está en la infección del hongo Monilinia frutícola, el cual afecta al cerezo, melocotonero y pruno, aunque se puede encontrar en todo tipo de frutales con hueso.

La infección se manifiesta como una podredumbre color pardo en el fruto, que suele ser preocupante antes de la cosecha, ya que la fruta comienza a madurar y aumenta su contenido de azúcares.

En condiciones ideales para su desarrollo, la infección de la monilia también puede ser un problema desde la prefloración (etapa de yema blanca o rosada) hasta la floración, causando tizón de la flor e infectando espolones y tejido leñoso.

Las momias son frutas que se infectaron la temporada anterior, se marchitaron y quedaron en el árbol o cayeron al suelo en el huerto. Estas momias sirven como fuente de inóculo inicial en la primavera siguiente.

Como en la mayoría de hongos, prolifera en ambientes húmedos y suaves.

Podredumbre blanca de Armillaria: Armillaria mellea

Es un hongo Basidiomiceto que produce la putrefacción de la parte radicular en distintas especies de frutales leñosos.

Las podredumbres de raíces y cuello desencadenan un proceso, normalmente lento de decaimiento del árbol hasta un estado de inactividad que llevará a la muerte.

Los síntomas aéreos se parecían en el crecimiento pobre, hojas amarillentas carentes de clorofila, y defoliación.

Ocasionalmente, después de que un árbol infectado ha muerto, grupos de hongos venenosos de color miel crecen desde la base del árbol.

Suelen aparecer de mayo a julio.

Los cuerpos fructíferos tienen tapas de color miel a marrón oscuro cubiertas con escamas, branquias blanquecinas y tallos de amarillo a marrón.

Su ciclo de infección comienza a través de los restos vegetales del suelo, que desarollaran rizomorfos atacando a las raíces con heridas.

-Cancro o chancro bacteriano: Pseudomonas syringae

El cancro bacteriano causa varios tipos de síntomas, según el tejido vegetal infectado y la edad de la planta.

 El crecimiento se reduce debido a infecciones que se originan a través de las cicatrices de las hojas.

Los brotes jóvenes que emergen de los brotes infectados pueden desarrollar áreas muertas que se unen pueden suponer la muerte de la rama.

La marchitez de brotes pueden llevar a la colonización de brotes y cancros en la madera joven.

En ocasiones, el árbol produce goma (un tono amarillento) en respuesta a los cancros.

Las manchas en las hojas pueden ocurrir cuando las bacterias invaden las hojas frecuentemente durante clima lluvioso, fresco y húmedo.

El patógeno es más abundante en la superficie de las plantas durante la primavera y el otoño durante la época lluviosa.

Debemos proteger las heridas debidas a la poda entre otras para evitar la entrada de bacterias en las cicatrices de las hojas cuando las hojas caen en otoño y desde allí viajan hacia los brotes.

En primavera, las yemas infectadas pueden resultar en brotes emergentes enfermos y los cancros pueden desarrollarse debajo de las yemas muertas, podas mal realizadas, etc.

Tiene lugar durante el clima húmedo ya que puede abrir el árbol a la infección de las bacterias que crecen en la superficie de la planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + = 12